¿ Qué os parece esta propuesta con nuestra clase de Primaria? Intercambio de idiomas real, de valores con alguien de diferente edad a la tuya, con experiencias distintas, pero que conectas emocionalmente?
En nuestra clase de primaria, realizamos un programa que se irá desarrollando a lo largo de los años de nuestra escuela. Inclusión en la vida real, contacto con personas de otra generación con nuestros alumnos. Los niños mayores de 6 años, disfrutan descubriendo qué es la justicia, qué les hace fuertes, en qué aprenden… de sus descubrimientos sociales y ajustando experiencias ricas… La Dra María Montessori descubrió que las experiencias en la sociedad donde reside, salidas a la realidad , diseñarlas, hablar con adultos…. le van a enriquecer de tal manera que sus límites y prejuicios se verán diferenciados de los demás

Dentro del programa anual de actividades, se da especial relevancia a las intervenciones que abren el centro a la ciudad, cosa que potencia el flujo de intercambio y relación, tanto de los alumnos con el exterior, como de los ciudadanos que participan en actividades dentro del centro.

Descubrimos que hay iniciativas preciosas ya en la ciudad y en el ayuntamiento, y después de nuestra experiencia queremos seguir desarrollando esos momentos de enriquecimiento mútuo que vivimos en el aula. Ante esta realidad nos planteamos la necesidad de trabajar las relaciones intergeneracionales, crear un espacio enriquecedor de encuentro entre diferentes generaciones.

Se establece una dualidad en la que ambas partes se enriquecen. Para las personas mayores supone compartir con niños espacios y actividades, acercándose a su identidad, costumbres, personalidad, una manera de ser propia, con pensamientos y maneras de actuar a partir de los cuales, y ante diferentes situaciones, los jóvenes les transmiten dinamismo, alegría y también intercambio de inquietudes. En este marco de relación,  los alumnos encuentran en la experiencia de las personas mayores respuestas que les ayudan en su desarrollo personal y en la toma de decisiones; descubren la sabiduría de los y retoman relaciones con sus propios abuelos .

Los jóvenes toman conciencia de cómo son las personas mayores y qué quiere decir ser y hacerse mayor, aprenden a ver a las personas mayores con normalidad y descubren cualidades que quedan ocultas por la lejanía que supone para ellos esta realidad. Es más, los niños son capaces de mostrar y hacer ver a las personas mayores fortalezas que ellos mismos obvian, y que casi sin darse cuenta incrementan la confianza de los ancianos en sus capacidades.

Nos ha maravillado ver como también la tecnología ayuda a conseguir conexión entre las personas…
FELIZ DÍA!